2 años en China, cómo hemos cambiado

Después de mucho bregar con el servidor de WordPress para poder publicar de nuevo en el blog aquí estoy de nuevo, casi 2 años después desde que empezara mi particular aventura en el gigante asiático. 2 años en China cambian a cualquiera, y yo no iba a ser menos, máxime si tenemos en cuenta que esta es mi primera experiencia trabajando en el extranjero.

¿Qué ha cambiado en mí y en mi visión de China desde mis primeras semanas? Echando la vista atrás, concretamente a mi fase de “luna de miel”, esa etapa en la que todo te parece muy bonito y por la que pasan la mayoría de extranjeros en China, me doy cuenta de que si lo comparo con mi visión actual no todo es de color de rosa, pero si cambias un poco el chip y te lo tomas con filosofía China también puede ser un buen lugar para vivir, pese a no verme aquí para siempre ni mucho menos (o eso pienso ahora).

xian6

大雁塔 (La Gran Pagoda del Ganso Salvaje, Xi’an).

Llegué a china recién entrada la primavera de 2015, a comienzos de una de las mejores estaciones para vivir en el centro – norte de China: contaminación más baja, buen clima, más ambiente en la calle… El tigre no parecía tan fiero como me lo habían pintado, y a eso se mezcló que venía de estar prácticamente parado en España y con muchas ganas de sacarle partido al máster que acababa de terminar. Con la llegada del invierno mi visión en este aspecto cambió, y lo que antes eran cielos más o menos azules se convirtió en un día y otro también de cielos grises y esa denominada “niebla tóxica”, especialmente tóxica por estas latitudes de China, lo que da un giro de 180º al confort del que venías disfrutando meses atrás. Del verano de Xi’an ni hablamos, pero bueno, viniendo de los 45ºC a la sombra de Córdoba no era algo que me pillara por sorpresa. Pese a todo, y como decía antes, puedes acostumbrarte (además de comprarte algunas mascarillas) y convivir con ello.

mascarilla
No son tan incómodas como parecen, y vienen muy bien para cuando alguien se tira un pedete en el metro.

Partículas dañinas aparte, lo que antes considerabas un pueblo amigo puede llegar a convertirse por momentos en tu peor enemigo. Lo que antes eran risas, fotos y amabilidad se torna en empujones en el bus, empujones en el metro y coches y gente, gente y coches, un caos que se va acumulando no solo en tus ojos, en tu cuerpo, sino también en tu mente, y si no lo controlas puede apoderarse peligrosamente de ti. En este punto no queda más remedio que filosofía y más filosofía; China no es España, de eso te das cuenta pronto, y no vas a poder hacer nada por cambiarlo. Tú solo eres uno más, y mucho más en China; para empezar ni siquiera eres chino, así que no vas a conseguir nada quejándote y poniendo mala cara si alguien entra fumando al ascensor. Acéptalo, China es así, y si no puedes con el enemigo únete a él y aprende a convivir con la mayor armonía posible.

durmiendo
¿Te quejas de que en tu gimnasio tienes que esperar a que alguien acabe su ejercicio? Imagina esperar a que alguien acabe su siesta.

Pero no todo iba a ser negativo, la comida china me sigue flipando y tras dos años aquí todavía sigo descubriendo nuevos sabores. Por otro lado está el tema laboral y académico; China me da la oportunidad de trabajar con buenas condiciones y pudiendo continuar mi doctorado al mismo tiempo que sigo aprendiendo chino, el idioma del futuro como dicen (hace poco me saqué el certificado de chino HSK3, algo así como el “B1”, hablaré de ello en otra entrada), por lo que en esta parte de la película no hay queja alguna. Además, China es un país en el que puedes evolucionar en el terreno laboral con algo de suerte y moviéndote adecuadamente, y ya estoy mirando diferentes programas para seguir trabajando aquí con todavía mejores condiciones, no sé si en Xi’an o en otra zona de China, pero seguirá siendo China al menos a corto plazo; por ahora no puedo decir nada más que “seguiremos informando”. De momento lo que sí es seguro es que seguiré viajando y conociendo este rinconcito del mundo llamado Asia. Además de los ya conocidos viajes por China repartidos por este blog, este verano tocó Malasia, Singapur y parte de Indonesia, un viaje del cual todavía no he acabado la crónica, algo que espero hacer ahora que he retomado la actividad en el blog.

img_20160801_053652

Esa suerte que he mencionado en el párrafo anterior es la que me llevó aquí, gracias a esa oferta que de casualidad llegó a manos de mi hermano y que vino a parar a mí, un joven recién posgraduado con muchas ganas de trabajar de lo suyo. Y aquí sigo, haciéndome, no sé si mejor persona, pero sí una persona mucho más preparada ante nuevos retos. Y es que China, para bien o para mal, te curte sobremanera, y después de aquí te pueden poner lo que quieras delante que te lo vas a comer, al igual que China te come, te mastica, y te escupe.

comunist

“El agua hace flotar el barco, pero también puede hundirlo”.

PD: aprovecho para hacer un poco de promoción y hablar del “crowdfunding” que ha comenzado mi hermano para poder publicar su primer libro (digo primero porque seguro que habrá más). Este libro, titulado “Con estos ojos,” con prólogo del menda, es una crónica de la vida en el extranjero que mi hermano empezó hace más de diez años y que continúa en China. Una obra que puede servir de inspiración para todos aquellos que no se atreven a (o no quieren) salir de su zona de confort, perdiéndose así un modo de vida donde no todo es positivo, eso sí, pero puede hacer de ti una persona de la que sentirte orgullosa.

Enlace al libro