Ascenso al Monte Taibai y un par de días en Baoji (Shaanxi)

Escalo el pico Taibai por su ladera oeste.

Alcanzo la cumbre al caer el crepúsculo.

La Estrella de la Mañana habla conmigo

y me abre la puerta del cielo.

Gustoso, cabalgo el viento frío,

emerjo por entre las nubes ondulantes,

levanto la mano, toco la luna

y paseo por encima de todas las montañas.

Ahora que he abandonado Wugong,

¿cuándo podré retornar?

Este poema chino anuncia una de mis experiencias del viaje que tuve la oportunidad de realizar el finde pasado por Baoji, a apenas una hora en tren rápido al oeste de Xi’an, sin salir de la provincia de Shaanxi.

太白(Taibai), se traduce en este poema como “Estrella de la Mañana”, como “lucero del alba”, y literalmente se traduciría como el planeta Venus. Situado en el condado de Wugong, a pocos kilómetros al este de Baoji y al oeste de Xi’an, el Monte Taibai, con sus imponentes 3767 metros, es el pico más alto de la provincia y también el más alto de la cordillera Qinling, que separa el norte del sur de China. Esta separación entre norte y sur es muy popular en China, principalmente por hechos como la instalación de la calefacción en las casas, obligatorio en el norte, no ocurriendo lo mismo en el sur. Es un dato curioso si tenemos en cuenta que pocos kilómetros al sur de Xi’an la calefacción deja de ser de obligatoria instalación por el gobierno chino, cuando hace prácticamente el mismo frío en invierno. Pero los que conozcáis China ya sabéis cómo son las cosas aquí: o blanco o negro, no hay gris, lo que no es de extrañar en un país tan poblado y donde se hace tan difícil en ocasiones legislar.

Qingling
Xi’an está en el norte, así que jaque mate frío.

Volviendo al tema que nos atañe, empezaré con unas breves indicaciones para llegar. Si vamos desde Xi’an, que es la ciudad principal más cercana, lo ideal es ir en autobús directamente desde aquí. Me han comentado que se  pueden tomar desde la estación de tren de Xi’an, en el mismo lugar en el que se toman para ir a los Guerreros de Terracota; yo tuve la suerte de ir en el coche del padre de uno de mis alumnos, junto a su hermano pequeño y dos alumnas más que se apuntaron por sorpresa, por eso digo eso de “me han comentado”. En mi caso fuimos desde Baoji, que era donde me encontraba originalmente de visita.

La excursión comienza en la base principal al pie de la montaña, desde donde se toma un autobús que te lleva a otra de las bases, donde comienza la visita. Desde aquí se toma otro autobús hasta otro punto de visita, donde puedes seguir disfrutando del entorno y aprovechar para seguir tomando fotos.

taibai4

De aquí llegamos al punto de partida del teleférico hacia la cima. Según me ha comentado mi alumno, se trata de uno de los más largos de Asia y uno de los primeros en construirse en toda Asia. No he tenido tiempo de contrastar esta información, así que espero que no sea como lo que se comenta sobre que la agricultura se inventó en China, como otras tantas cosas; existen muchas creencias populares en China sobre el origen de decenas de inventos, las cuales remiten siempre al mismo lugar: China. Tratándose de la fábrica del mundo… ¿Quién sabe?

teleférico

Lo que no me cabe duda de que se inventó en China fue el desorbitado precio para todas las atracciones turísticas; desde Huashan (link) no había visto nada igual. Hablaré en euros: 20€ la entrada al recinto donde se sitúa la montaña y 30€ el teleférico ida y vuelta, que más los gastos tontos de comida y tal hacen que el día no salga muy barato. Eso sí, todo se me olvidó cuando me encontré con esto.

taibai5
Izquierda tienes calefacción, derecha compras radiador.

Otra de las atracciones de Baoji, aunque más que otra yo diría una de las principales, es el museo del bronce, el más grande del mundo en lo que se refiere a piezas de bronce. El museo alberga centenares de objetos de bronce, la gran mayoría destinados a la cocina y a la conservación del vino, aunque nos encontramos también con representaciones de animales e incluso juguetes para niños. Todos estos objetos cuentan con una antigüedad de alrededor de 3000 años, lo que hace de estas piezas algo único.

Así, el par de días que pasé en Baoji se resume en estos dos lugares. Por falta de tiempo me dejé por visitar otros enclaves que no pillaban demasiado lejos, como la Dehesa de Guanshan o el Templo Famen, pero tratándose de China, un país donde una provincia como Shaanxi tiene una extensión que abarca prácticamente la mitad de España y donde “cerca” o “lejos” adquieren un nuevo significado, el verlo todo se convierte en una ardua tarea.

Taibai6

“Es mejor volverse atrás que perderse en el camino”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s