Impresiones de mi segunda visita a Pekín (y consejos para no ser timados)

Muchos sabéis que en agosto del año pasado pasé unos 5 días en la capital de la R.P. China (https://califatodexian.wordpress.com/category/beijing/). Esta vez he vuelto junto a mi pareja, y nos encontramos allí con mi querido hermano, el cual lleva ya unos 6 años trabajando en Shaoxing, en la provincia de Zhejiang, al sureste de China. El motivo del viaje no era tanto placer, sino más bien trabajo, y es que el 4 y 5 de junio se celebraron en Pekín las IX Jornadas de Formación de profesorado de ELE en China, evento en el que yo tenía un papel especial, ya que di una ponencia de 30 minutos.

13392030_10209351554043801_6078859583290533302_o
La versión escrita de la ponencia está disponible en:

http://sinoele.org/index.php/component/content/article?id=280

Fue mejor de lo esperado; dejé los nervios a un lado e hice lo que fui a hacer: hablar sobre algo que sabía y había preparado, por lo que no había motivos ni excusas para dudar.

En cuanto al resto de las Jornadas solo tengo buenas palabras; aprendimos un montón y conocimos a más gente que se dedica a lo mismo que nosotros, con mención especial a gente de la cual incluso he leído algunos artículos para mi Doctorado, así que califico la experiencia de sobresaliente cuanto menos. Además, pude contar con la compañía de mi hermano, al cual no veía desde febrero cuando nos juntamos en España en las vacaciones de invierno, por lo que estos días en Pekín fueron inmejorables.

FAMILIA01
Al fondo a la izquierda están los cracks.

Ya que íbamos por Pekín aprovechamos para pedir al menos un par de días libres en la universidad y enseñarle a mi pareja la milenaria capital, una ciudad que ya conocía y que me encantó, por lo que no me costaba ningún trabajo volver a pasar por los mismos sitios. Fue imposible repetir visita en  todos los lugares a los que fui, pero al menos tuvimos tiempo para Tiananmen, la Ciudad Prohibida, la Colina del Carbón, el Parque Beihai, los Hutongs… Y, sobre todo, la Gran Muralla. Dicen que un hombre no es un hombre hasta que no va a la Gran Muralla, ¿qué soy yo entonces que ya he ido dos veces?

Y, ¿por qué eso de “consejos para no ser timados”? Pues bien, todo viene a raíz de la visita a la Gran Muralla. El año pasado no tuve problema, y cogí, como bien me informé, el autobús 916 hasta la última parada y allí cogí un “taxi pirata” (por aquí los llaman “coche negro”) hasta la falda de la Muralla. Este año, no sé si por las prisas o porque somos unos primos, le hicimos caso a una mujer que trabajaba en la estación de autobuses (joder, la misma que estaba recogiendo los tickets), que nos dijo que mejor cogiéramos otro autobús y allí cogíamos el “coche negro”. Al principio pensamos “bueno, ¿por qué vamos a dudar de una mujer tan amable? Además, todo encaja con la ruta que hice el año pasado…”, pero nada más llegar me di cuenta del percal: solo encontramos uno de esos coches al bajarnos del autobús, cuyo conductor nos pedía una cifra desorbitada (5 o 6 veces más de lo que pagué el año pasado). Al principio me dejé llevar por la ira y me negué ni siquiera a negociar, y me fui directo para coger el bus de vuelta y hacerlo bien, aunque perdiéramos 2 horas. Afortunadamente, mientras yo esperaba enfurruñado en la parada de autobús mi pareja, con mucho más temple que yo, negoció al menos para que lo dejara “solo” por el doble de lo que me costó el año pasado. Así pues, preferí pagar eso en lugar de perder más tiempo, anotando en mi cajón de cosas a recordar que nunca más se me ocurra salirme del guion, y mucho menos en un país con gente tan “pícara” (a decir verdad China no me está pareciendo un país muy “tunante” en ese aspecto, pero hay que ir con ojo en los lugares turísticos, como en muchos otros países).

13350423_10209360231260726_726048098371199467_o
Luego me tomé una birra y se me pasó.

Dentro de algo menos de dos semanas nos vamos de viaje 3 semanas, en las cuales recorreremos Malasia y parte de Indonesia. Lo tenemos todo atado y bien atado, así que esperamos que no nos timen mucho. Seguimos leyéndonos.

“Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s