¿Qué se puede aprender si pasas la tarde con un chino?

Sobre China y sus costumbres te pueden contar mil cosas, puedes leer multitud de noticias, leer infinidad de libros… Pero no hay nada como la enseñanza que se puede obtener de un ciudadano “estándar”, de una persona con la que compartes una cena y te ofrece la oportunidad de conocer su cultura de primera mano.

Si pasas la tarde con un chino te puede empezar contando la historia del “ni chi le ma?”. Me explico: en China es muy común que para decir “hola qué pasa” o algo similar no se diga “ni hao”, es decir, “hola” como tal, sino que te preguntarían algo así como “¿has comido?”, a lo que tú responderías “he comido”. La historia viene de la China antigua, donde la gran mayoría del pueblo pasaba hambre, por lo que haber comido era señal de ser afortunado y estar realmente bien. Eso se fue pasando de generación en generación hasta nuestros días, donde dos millonetis cualquiera se pueden saludar diciendo “¿has comido?”.

Si pasas la tarde con un chino, sobre todo si este chino es universitario, te puede contar que la asignatura sobre la política de Mao es obligatoria para tooodo el mundo, y cuando digo tooodo el mundo me refiero a ingenieros, arquitectos, filólogos, físicos teóricos… Y es que si no conoces al dedillo la historia de Mao puede que no obtengas un buen puesto de trabajo, por ejemplo, ya que en una oposición para un puesto público uno de los puntos cuyo baremo resulta más importante es el relativo a la historia política de Mao; ya puedes haber obtenido un 10 en el resto que si suspendes la parte de Mao te quedas sin plaza.

No es casualidad que su figura aparezca en todos los billetes, exceptuando los de menos de 1 yuan (20 y 50 céntimos de yuan).

SI pasas la tarde con un chino te puede contar, como ya expliqué en otra entrada, que si un chino se quiere casar con una china tiene que comprar una casa donde vivir, si no lo más probable es que el padre “no te deje” a su niña. Esto es algo aceptado por la gran mayoría de la sociedad, y viene a ser algo así como la dote en España, donde antiguamente la familia del novio se comprometía a hacerse cargo de algunos gastos antes y después de la boda.

Este amigo chino también te puede enseñar el arte del regateo, clave para comprar en China. No se me va a olvidar la cara de orgullo que ha puesto esta misma tarde cuando he regateado al comprar un cinturón:

  • 35 yuanes
  • ¿Tienes más baratos?
  • Estos valen 25
  • Mmm
  • ¿Te gusta este? Pues te lo dejo en 25
  • Vale, gracias

Algo así vendría a ser la situación. Mi colega me ha comentado que en China nunca debes aceptar el primer precio que te den; siempre debes intentar rebajarlo, ya que en muchos casos el primer precio que te dan es mayor que el habitual.

Aunque sin duda, una de las mejores enseñanzas de un chino es aprender a pedir la comida en condiciones: tu cerveza fría, tus pinchitos de cordero y tu pan crujiente pasado por la parrilla para acompañar (creo que esto del pan se estila más por el norte, así que perdonadme los que estéis en el sur).

IMG_20150701_194130
Lo de la izquierda es el pan, lo de la derecha algo así como puerro picante, muy rico.

Otras cosas que puedes aprender, aunque esto lo puedes aprender por ti mismo, es que muchos chinos estudian para los exámenes de pie, dando vueltas por el campus, al lado del río, repitiendo las cosas en voz alta… Sigue dominando ese aprendizaje de memorizar y escupir en el examen (aunque a decir verdad esto es algo cada vez más habitual en España). Resulta bastante curioso y divertido, como eso de andar para atrás, algo extendido incluso entre los jóvenes (me recuerda a un capítulo de los Simpsons en el que Homer viajaba en el tiempo, cambiaba lo más mínimo y cuando volvía al presente todo se mantenía igual, excepto porque llovían rosquillas del cielo, por ejemplo. Esto es igual, es como si un día despertaras y fuese normal hacer ejercicio andando hacia atrás). De esas curiosidades y otras pequeñas diferencias culturales hablaré en alguna entrada, ya que merecen mucho la pena.

IMG_20150629_190555
Aquí una alumna cualquiera haciendo un último repaso antes del examen. ¿Dónde mejor que de pie al lado del río?

“Aprender sin pensar es inútil, pensar sin aprender es peligroso”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s