El profesor Vázquez y sus secuaces

A una semana de acabar el curso ya puedo hacer un balance general de lo que ha supuesto para mí la primera experiencia en una universidad china (y con la enseñanza en china en general). Llegué aquí con el semestre empezado y con un programa que seguir, por lo que mi “libertad de cátedra” no ha podido dar mucho de sí, aunque, eso sí, cada maestrillo tiene su librillo y a cada contenido intentaba darle mi estilo, proponiendo actividades diferentes e intercalando materiales de sus libros con materiales de mi cosecha.

¿Por qué lo he hecho así? Porque, en primer lugar, los alumnos chinos están acostumbrados a respetar todo lo que el profesor ordena a hacer, por muy aburrido o tedioso que sea. El profesor en China representa una figura de autoridad indiscutible; por muy mal que hagas las cosas ningún alumno pondrá nunca, al menos en público, tu valía en entredicho. Y esa era precisamente una de las primeras actitudes que quería romper en mi clase. ¿Sabéis lo difícil que es hacer participar a gente en una clase donde tanto miedo le tienen al fracaso y a “quedar mal”?

¿Cómo hacerlo? En primer lugar intentando ser uno más, aunque sin llegar a ser uno más. Suena un poco raro, pero el objetivo era que los alumnos perdieran un poco de ese respeto excesivo y me faltaran el respeto participando en clase e interrumpiéndome si era necesario. Para ello adoptaba “aptitudes juveniles”, como entrar a la clase y saludarlos de manera informal, preguntándoles qué habían hecho en el fin de semana (si habían bebido, por ejemplo, que no iba a decírselo a nadie), abandonando esa tarima de cemento de 10 – 20cm que hay destinada para que el profesor explique y dando continuamente vueltas por la clase, a su nivel, llegándome a sentar con ellos si era necesario… ¿Sabéis lo que supone para un alumno chino que un profesor se muestre así con ellos? Sobre todo en una universidad donde no pueden salir del campus entre semana e incluso está mal visto que se muestren cariñosos con sus parejas dentro del campus (un alumno me dijo que estaba prohibido, pero no sé si todavía sigue vigente esa norma).

11113800_10206802534959917_9087220738888313523_o
Aquí se muestran muy atentos y obedientes para la foto, pero en el fondo son unos “espabilaos”.

Y creo que lo he conseguido, si comparo esos primeros días en los que nadie se atrevía a levantar la mano con este mes, donde en algunas clases he visto a alumnos haciendo bromas conmigo y participando voluntariamente… Me puedo sentir bastante satisfecho.

El alumnado chino es un tipo de grupo bastante particular, con unas normas morales diferentes a lo que estamos acostumbrados “en Occidente”, conceptos que no enseñan en ningún máster de enseñanza. Conceptos que aprendes por ti mismo, y que convierten al profesor de español (y de idiomas en general) en China en un tipo de profesor con unos desafíos diferentes al resto de profesores. Considero que es un tipo de enseñanza no recomendada para todos los públicos, pero que te forja y te fortalece en tu figura de docente, y te capacita para enfrentarte a cualquier grupo de aquí en adelante. Y, aunque no pueda parecerlo, puede resultar bastante reconfortante, sobre todo si notas una evolución, ya no solo en el aprendizaje, sino en la actitud de los alumnos.

IMG_20150618_104937
Si ponéis la imagen a tamaño completo podréis leer una frase bastante bonita y metafórica al final del texto: “la distancia no significa nada cuando alguien significa todo”, y eso en una alumna cuyo nivel no se le presupone por encima de A2. ¡Si es que me los como!

Pero, en resumen, ¿cómo califico esta primera toma de contacto? Si tengo en cuenta que esto era precisamente lo que quería cuando empecé la carrera allá por 2009, dedicarme a esto, a enseñar; si tengo en cuenta que hace unos dos años me embarqué en un máster mientras compartía el tiempo disponible con un trabajo de mierda y todos los días al llegar a casa pensaba: “algún día me dedicaré a lo que quiero, algún día seré profesor”… Y ya lo soy, así que, ¿cómo califico esta primera toma de contacto? Estos meses me he estado dedicando a lo que siempre he querido ser, puedo decir que he cumplido un sueño, así que, ¿cómo pensáis que me siento?

11412238_10206802533039869_4958582307743981410_o
Fotazo de equipo. El único español soy yo, dando el cante para variar.

Además, como he dicho, me queda una semana para acabar el curso y no vuelvo al trabajo hasta septiembre, es otra de las ventajas de ser profesor.

Encuentra un trabajo que te guste, y no volverás a trabajar ni un sólo día de tu vida.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s