La eterna diferenciación entre chino y extranjero

Se me ha ocurrido escribir la entrada de hoy al acordarme de una frase que suelo decir cuando salgo de marcha por Xi’an: “hoy salgo con extranjeros”, también aplicable al momento en el que ceno con algunos compañeros de trabajo extranjeros: “hoy ceno con mis compañeros extranjeros”… ¿Por qué no decir solamente que “hoy salgo” o “hoy ceno con compañeros”?

En China suele haber dos maneras de socializar fácilmente diferenciadas, que se resumiría en hacerlo con chinos o hacerlo con extranjeros, y cuando hablo de extranjeros se incluyen incluso Corea del Sur (del Norte no conozco a ninguno) o Japón, es decir, no se trata simplemente de una diferencia Occidente – Oriente. Por ejemplo, el otro día en una fiesta pude ver cómo un japonés lo daba todo mientras que una china se encontraba ensimismada mirando su vaso.

Por lo que estoy observando la manera en la que un chino se lo pasa bien difiere bastante de la manera en la que lo hace un extranjero. Otro ejemplo puede ser el dilema con el que me encontré hace unas semanas, cuando tuve que elegir entre dos planes: asistir a la fiesta que hacía un extranjero en su piso o quedar con un chino y sus amigos para jugar a las cartas y beber toda la noche (que también se hace en España, pero una vez cada cierto tiempo) … Adivinad que plan escogí. No pretendo que esto se convierta en una especie de crítica ni mucho menos, se trata solo de diferencias que me resultan bastante curiosas. Como el tema de la bebida, que para un extranjero en la mayoría de los casos es un medio más para socializar y “ayudar” a pasarlo bien una noche y para un chino en muchos casos puede resultar en una especie de pique para ver quién es capaz de beber más.

Tenemos también el caso de salir a comer o a cenar y prestar atención a los temas de conversación que salen. Con extranjeros el tema puede ser totalmente aleatorio, y en muchos casos se suele hablar de la situación de China, del mundo en general, de por qué un gobierno hace una cosa y otro hace otra… Es decir, lo que viene siendo una conversación cualquiera. En una cena con chinos, para empezar, tú eres un extranjero que está cenando con chinos, así que no es una cena cualquiera para ellos. Es decir, gran parte del tiempo tú serás el eje de la cena y tendrás que explicar por qué te gusta la comida china, por qué no echas tanto de menos a tu familia como ellos si echarían a la suya…

Esa es otra, por lo que he podido “encuestar” por aquí prácticamente ningún chino de los que conozco sería capaz de pasar más de 5 años fuera de su país; es tal el arraigo que tienen a su familia y a su origen que en muchos casos no se plantean ni alejarse demasiado dentro de la propia China. Eso sí, muchos de ellos planean (o ya lo han hecho) pasar una temporada fuera, es más, algunos de mis compañeros han llegado a estudiar en países como Cuba, pero, claro, en ningún momento se han planteado seguir allí más tiempo. Hay gente que me dirá que en España ocurre lo mismo en muchos casos, pero el porcentaje de españoles que acaban viviendo fuera por una larga temporada seguro que es muy superior al porcentaje de chinos que harían lo mismo.

IMG_20150605_115541
A ver quién les deja un paraguas un día soleado fuera de China.

Estas serían las características más generales, pero hay tantas y tantas otras diferencias que podríamos sacar más de una entrada. Por ahora haré un pequeño desglose de las primeras que se me vengan a la mente:

– Cena con los extranjeros: se paga a medias.

– Cena con chinos: una persona paga todo, y a ti no te van a dejar pagar ni de coña.

– Sales con extranjeros: eres uno más, pasas desapercibido.

– Sales con chinos: eres especial, eres el más guapo, el más alto, tienes barba y para ellos es un gran honor que compartas tu tiempo con ellos (no es que yo lo piense, es como te hacen sentir).

– Pides un favor a un extranjero: “voy a ver si tengo tiempo y te lo miro”.

– Pides un favor a un chino: “¿qué necesitas? ¿Voy ahora a tu casa?”

– Le dices a un extranjero que vas de viaje: “pss, pero no hablas mucho chino, no sé yo, a ver si te vas a perder eh tío.”.

– Le dices a un chino que vas de viaje: “si tienes algún problema llámame, ¿ok? Y disfruta muchísimo el viaje”

– El extranjero habla del chino con cierto desdén.

– El chino habla del extranjero con admiración.

Puede que algunos diga que algunas de estas situaciones no suceden porque al chino le salga de dentro, sino porque quiere quedar bien contigo y conservar su “guanxi” (ya hablaremos de esto) o red de contactos, pero joder, aunque a veces roce la falsedad (quizá porque no estoy acostumbrado a que me traten tan bien) los chinos me hacen sentir bastante bien cuando voy con ellos, y si estoy en el bar y no paran de invitarme a cervezas y de darme cigarros hasta que no puedo más (lo digo como si fuese algo malo) y esa es su manera de pasarlo bien… Bienvenido sea, hay gente en España que lo pasa bien de maneras mucho peores.

11390155_10206695349080337_7228893874047694048_n
Foto tomada a las 5 de la mañana. Fijaos en los dos chinos acostados en el banco mirando el móvil… Otra de las denominadas “WTF situations”.

Ama a tus vecinos, pero no te deshagas de la cerca.

Anuncios

3 thoughts on “La eterna diferenciación entre chino y extranjero

  1. Lo de juntarse más con extranjeros que con chinos va por etapas y dependiendo de lo que uno haya venido a buscar a China. En mi caso, al principio llegué con la intención de integrarme totalmente en la cultura, aprender el idioma, etc. y me decantaba por salir solo con chinos (mis estudiantes más que nada) o con grupos mezclados al menos. Al poco tiempo me di cuenta que el concepto de “wan” 玩 (literalmente “jugar” aunque puede traducirse como “pasárselo bien”, “divertirse”) que ellos tienen no se correspondía para nada a lo que yo entendía por salir de marcha. Así que finalmente me decantaba más por fiestas y salidas entre otros extranjeros. Pero esto también cansa, porque uno acaba hasta los mismísimos de oir las mismas quejas, las mismas neuras y negatividad acerca de China, los chinos, vivir en China y demás. Finalmente llega un momento en el que uno se “chinifica”, y se adapta a llevar una vida social al estilo chino. Si además uno encuentra pareja estable, ya no te digo más.

    Le gusta a 1 persona

    • Yo ahora mismo estoy haciendo un “mix”, y voy alternando planes entre unos y otros. Si te digo la verdad me siento más cómodo entre los chinos, más que cómodo diría despreocupado, a gusto… Entre los extranjeros me lo paso genial, pero es otro rollo, porque por un momento parece que estás fuera de China y no me gusta eso de estar escuchando palabras negativas sobre la gente de este país, a la que cada vez aprecio más. En dos meses llegará Cristina y será distinto, porque la mayor parte del tiempo lo pasaré con ella, y los planes que haremos con los chinos serán de tranqui, más que nada para aprender más cosas de su cultura y, lo más importante, practicar el idioma.

      Me gusta

  2. Supongo que también dependerá el conocimiento del idioma. Seguramente, las primeras semanas te relacionas más con extranjeros de tu trabajo que habrán pasado por la misma situación que tú, y poco a poco a la vez que te vas integrando y vas conociendo a más gente china y el idioma, te vas acoplando más a ellos. Es lo que me ha pasado a mí en otros países.
    De todas formas, dicen que hay que tener amigos hasta en el infierno, así que lo suyo es tener coleguis chinos y extranjeros, para poder alternar planes y vivir una experiencia completa, ¿no?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s